COME, EXPLORA Y EXPERIMENTA
No esperes más y comprueba disponibilidad
Reserva hoy

Visitas de interés en Albalate

Albalate de Zorita tiene rincones, plazas y edificios de singular belleza, no sólo por sus monumentos sino por los hermosos parques que invitan a pasear, disfrutando de sus múltiples encantos.

Iglesia de San Andrés

Fue diseñada por Alonso de Covarrubias y construida entre los siglos XV y XVI. Destaca su portada norte de estilo gótico isabelino con sus pilastras platerescas, una magnifica pila bautismal de alabastro y un retablo barroco de madera policromada y dorada. También alberga a la venerada Santa Cruz del Perro; original obra de orfebrería en bronce con baño dorado que data del S.XIII.

Fuente de los Trece Caños

Es sin duda, el más popular de los símbolos que da fama a Albalate. Desde 1557 se tiene constancia de su existencia. La construcción actual data del S.XVII y se trata de un muro de fuerte sillería del que mana un caudal de agua a través de diez gruesos caños hechos de piedra tallada en forma de leoninas o perrrunas cabezas.

Ermita de los Remedios

Construida en la segunda mitad del S.XVII. Destaca su portada de estilo herreriano rematada con una hornacilla. Se edificó por devoción del pueblo a una talla que según cuenta la leyenda fue traída por unos soldados venidos de Flandes.

Ermita de Cubillas

La edificación más antigua del municipio, actual cementerio, data del S.XIII de estilo románico tardío. Bajo su alero descubrimos una de las mejores colecciones de canecillos de la provincia, entre los que destacan cuatro de tipo sexual.

Ermita de San Lorenzo

Situada en el paraje del fin del mundo, en la sierra de Altomira. Recientemente reconstruida sobre los cimientos de la original.

Visitas de interés local

Zorita de los Canes

Zorita de los Canes es un pequeño municipio situado al sureste de la provincia de Guadalajara, en la subcomarca de la Baja Alcarria, a 100 kilómetros de Madrid y a 65 kilómetros de Guadalajara. Ocupa una extensión de 19,7 km2, se sitúa a una altitud de 642 metros y sus tierras son bañadas por el río Tajo.

La villa, cuyas murallas y calles encierran la historia y los recuerdos de sus antepasados, se encuentra bajo la protección de un majestuoso castillo, una de las más bellas e importantes alcazabas de la tierra de Guadalajara declarada conjunto histórico en 1931.

También es de gran interés la Recópolis del municipio, un yacimiento de la única ciudad visigoda conocida en Europa, declarado Conjunto Histórico Artístico en 1946. Visitarla nos permitirá realizar un viaje a través del tiempo y conocer un poco más esta excepcional ciudad así como las costumbres de las sociedades medievales que lo habitaron.

Lo más destacado en Zorita de los Canes y alrededores

El embalse de Zorita fue construido en 1947 y recoge agua directamente del Tajo. Tiene prácticamente 19 metros de altura y embalsa 3 hectómetros cúbicos en sus 57 hectáreas de extensión.Tiene forma de río y en las zonas más anchas no supera los 80 metros, sus orillas están completamente cerradas de vegetación y de zarzas.

Está situado al lado de la central nuclear José Cabrera y sirvió como fuente de refrigeración de la misma hasta el año 2006 en que cesó su explotación, con una asignación de 224.72 hectómetros cúbicos al año.

En la actualidad es imposible pescar allí debido a los estrictos controles llevados a cabo por parte de los cuerpos especiales encargados de la protección del embalse contra atentados terroristas. Sin embargo, debido a su antigüedad y a las altas temperaturas del agua, los peces tienen abundante alimento y actividad durante todo el año.

Bolarque, el primer salto eléctrico de España, sabe bien de nuestra historia

Cuando a un alcarreño de los de toda la vida le hablan del salto de Bolarque, su imaginación, consciente o inconscientemente le conduce a los embalses de Entrepeñas y Buendía, no sin cierta razón, pero el embalse de Bolarque es mucho más antiguo, es una historia que habla de hombres que desafiaron las aguas, soldados de la Orden de Calatrava, Carmelitas Descalzos, Jesuitas, Ingenieros, nobles, banqueros y hasta el propio Rey Alfonso XIII o su bisnieto Felipe VI, unieron su historia con el mítico salto de Bolarque.

La Biblioteca de Guadalajara continua con su ciclo de Conferencias sobre patrimonio industrial de Guadalajara y su provincia, esta vez se ha hablado de la industria eléctrica, Francisco Fernández Izquierdo, Investigador científico del Instituto de Historia, que también ha trabajado con el Consejo Superior de Investigaciones científicas y con el Centro de Ciencias Humanas y Sociales. Es una de las personas que más estudios ha realizado sobre este tema. Nació en Madrid, pero cuando era niño, en el año 1968, sus padres compraron un chalet en la urbanización Nueva Sierra que está situado en la zona. Algunos años después realizando unos estudios arqueológicos sobre unos molinos del río Tajo, pasó por el archivo del Ayuntamiento de Almonacid de Zorita y encontró una gran documentación sobre todo lo referente a la presa de Bolarque con magníficas fotografías de principios de siglo y se le ocurrió que toda esta documentación se podría catalogar, tanto los archivos como las fotografías y luego divulgar en exposiciones y publicaciones.

Las primeras presas de Bolarque (Siglo XVI)

El salto de Bolarque siempre ha estado ahí, según comenta nuestro guía en este viaje por la historia de Bolarque, Francisco Fernández, ya en el siglo XII Salim Bin Said de Toledo, autor del libro  Kitab Tabaqat al-uman (Libro de las categorías de las naciones), hace referencia a “una angostura entre dos montes, la de Bulac”, o como se conoce en la actualidad Bolarque. En la época cristiana su nombre se liga incluso al de Alvarfañez de Minaya, la orden militar de Calatrava lo utilizará como bastión defensivo.

Aquí se sitúan históricamente una sucesión de molinos, en 1180 ya se mencionan cuatro azudas, que son molinos de rueda, en 1410 se construye el penúltimo molino de la zona, consta de un edificio con forma de “T” con 6 ruedas operativas a la vez, se trata del molino harinero más grande de la comarca.

En 1569 Francisco Ortiz comendador de la Orden de Calatrava promovió el primer intento de cerrar el Guadiela y utilizar sus aguas para regadíos. Planifico una presa con una elevación de 13 metros pero los temporales provocaban elevaciones superiores de las aguas que acababan destruyendo la presa, así sucedió en 1569 y también en junio de 1570, en 1572 y 1573, se trataba de presas muy primitivas construida con vigas de madera sujetas con estacas y rellenadas por piedras, en el año 1583 y con varios miles de ducados gastados construye otra, este comendador no conoce el desaliento, así nos lo cuenta un cronista voluntario de la Época, Matías Escudero, que habla de las presas que se construía en 1583 y que el río volvió a acabar con ella.

Posteriormente a 1586, el carmelita descalzo Fray Ambrosio Mariano hace el diseño de una nueva presa, que con la muerte del Comendador en 1589 no pudo prosperar.

Francisco Fernández Izquierdo durante la conferencia en la Biblioteca

Las últimas presas de Bolarque (Siglos XIX y XX)

De la mano del historiador Francisco Fernández saltamos al siglo XIX, en el que ya se conoce y se usa, en algunas empresas y en las grandes ciudades, la electricidad, la demanda es creciente hacen falta saltos eléctricos. En 1896, el ingeniero Daniel Cortázar propone la creación de dos presas unidas por canales. Juan Ron Álvarez, Jesuita heredero de los duques de Pastrana compra los molinos, fincas y zonas inundables próximas para que todo quede unido bajo las mismas manos. Como socio capitalista, se pide su colaboración a Juan Manuel de Urrutia, segundo Marqués de Urquijo que es banquero, posteriormente llevará esta parte financiera su hijo Estanislao de Urquijo y Ussia, primer Marqués de Bolarque, un título que se ganó por el progreso y trabajo que llevo a la zona. Proyectan la obra los dos grandes ingenieros de la época y de la historia de la ingeniería en España, Luis de Peña y José Luis Gómez Navarro siendo el constructor Juan Bautista Uñate.

El 15 de abril de 1907 se abre el concurso para la ejecución de la presa, cuyo plazo finaliza el 31 del mismo mes. En mayo de 1908 trabajaban en la presa 1300  obreros, son conscientes del gran empuje de las aguas en esta zona por lo que utilizan un hormigón denominado ciclópeo, compuesto de argamasa, cemento y grandes bloques de piedra. Se perforan las rocas para ser destruidas con barrenos y se utilizan grúas de cabestrantes que son aquellos antiguos armatostes compuestos por varios palos. La presa no es totalmente perpendicular al río porque conocen su fuerza.

Uno de los principales problemas es que estamos en el Tajo de principios del siglo XX y tiene que pasar la maderada, que transporta troncos desde Molina hasta Aranjuez, para solucionarlo se crea un canal que atraviesa la presa por un lateral y por donde se podrán desplazar los troncos.

Para conseguir electricidad se traen cuatro turbinas de 4.300 CV desde Alemania. El 23 de Julio de 2010 Alfonso XIII visita las instalaciones e inaugura la presa, aunque ya llevaba varios meses funcionando. En 1919 se instala la quinta turbina de 5.550 CV, superior a las anteriores ha sido fabricada en Suiza por que en Europa discurre la Primera Guerra Mundial.

En 1931 se instala el grupo VI de turbinas de eje vertical de 5.200 CV, pero el Tajo todavía no había dicho su última palabra, continua siendo un río bravo y entre el 22 y el 24 de enero se produjo una subida de las aguas que inundó toda la planta, Francisco Fernández comenta que ha encontrado escritos donde se dice que con la planta inundada, todo el mundo seguía trabajando, intentando desalojar la mayor cantidad de agua posible ante el temor del hundimiento de la presa.

Después de la Guerra Civil Española, se decide que se debe aumentar la producción, toma las riendas de la compañía la Unión Eléctrica Madrileña. Como se ha decidido construir los embalses de Entrepeñas y Buendía en la parte de cabecera del río, anterior a este embalse, las aguas ya vendrán más tranquilas por lo que se recrece la presa, superando los 30 metros de altura, es una reforma hecha con gusto, respetando el estilo antiguo de la obra.

En 1968 se decide la construcción del trasvase Tajo-Segura, el agua debe ser impulsada a un embalse elevado para que la envíe a través de La Mancha hacia el Segura, por lo que se construye el embalse de la Bujeda y se instalan en Bolarque perforando la presa, unas bombas turbinas que pueden enviar o recibir el agua del embalse de la Bujeda.

En 2010 se acometió la última etapa, una minicentral de caudal ecológico, de 4,2 MW de potencia, que fue inaugurada por el entonces Príncipe de Asturias, Felipe, bisnieto del Rey Alfonso XIII que inaugurase la primera presa en la zona, hace ya 100 años.

¿Te parece divertido? Echa un vistazo a ver si hay disponibilidad para tus fechas.
Reserva hoy

Rutas de Senderismo

Echa un vistazo a ver si hay disponibilidad para tus fechas.
Reserva hoy

¿Preguntas?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Compartelo!

Compártelo con tus amigos!

Comparte

Compártelo con tus amigos!